Sarea

  • Facebook
  • Twitter

"Los cuerpos celestes"

Comparte este contenido
  • "Los cuerpos celestes"
  • "Los cuerpos celestes"
  • "Los cuerpos celestes"

Desde una concepción unitaria y orgánica del universo, donde todo se conecta y se sostiene, Marco Vargas & Chloé Brûlé nos proponen un viaje sensorial de lo etéreo a lo corpóreo. Jugando con la riqueza de los contrastes entre flamenco y música electrónica componen un fresco sobre los seres humanos, dónde cada individuo es pieza fundamental pero insignificante en el gran tablero universal.

 

Ficha artística

  • Autoría: Marco Vargas & Chloé Brûlé
  • Coreografía: Compañía
  • Dirección escénica: Marco Vargas & Chloé Brûlé
  • Intérpretes: Gero Domínguez, Miguel Marín, Yinka Esi Graves, Marco Vargas y Chloé Brûlé
  • Producción: Elena Carrascal SLU y Marco Vargas & Chloé Brûlé
  • Subgénero: Flamenco
  • Duración: 70´
  • Formato: 10/10

Comentario de

Vargas & Brûlé es una compañía con un intenso recorrido. Residente en Francia (Le 104 en París y Centre Nacional de Danse de La Rochelle), nos presentan una nueva forma y concepto de espectáculo en su larga trayectoria, de sobra conocida, una reflexión dancística, libre y asistemática, sobre el lugar del ser humano en el universo, su relación con él y con el otro, todo ello en clave de danza flamenca y contemporánea.

La pieza parte de la premisa de que los cuerpos no albergan personajes, sino que son el material a través del cual se exponen de forma íntima ideas, sentimientos y sensaciones. Así, con la noche, llega el momento de los sueños y las estrellas y, aunque todas parezcan iguales, cada una tiene su propio movimiento, su propia luz y su propia forma de brillar y llegar hasta nosotros. En este espectáculo, como en el firmamento las estrellas, cada cuerpo establece múltiples y variadas relaciones con el resto.

De esta forma, los magníficos Gero Domínguez, Yinka Esi Graves, Marco Vargas, Chloé Brûlé y Miguel Marín con su música en directo, convierten el teatro en un observatorio astronómico, invitando a las/os espectadoras/es a apuntar con un telescopio a la caja escénica, y haciéndoles partícipes de un nuevo espacio para la narración de la propia danza.



Euskadi, bien comn