• Facebook
  • Twitter

"La Herencia"

Comparte este contenido
  • "La Herencia"

Bruno, Sergio y Raquel, tres hermanos distanciados por el devenir de la vida, son citados tras la muerte de su tía Enriqueta para el reparto de su herencia, a pesar de no haber tenido nunca una relación cercana a la fallecida. Para su sorpresa, a cada uno de ellos le es concedido mucho más de lo que imaginaban. Sin embargo, cuando van a firmar la aceptación de la herencia, el albacea les lee el final del testamento, que contiene una sorpresa que ninguno de ellos podría haber imaginado jamás. Ahí comenzarán las dudas, envidias y rencores del pasado a salir a la luz que desembocarán en un sorprendente e inesperado final. Intriga, drama y comedia negra se citan en este texto que obtuvo el Premio Nacional de Teatro Ciudad de Castellón y la Selección Cimientos 2019 en el IATI Theater de Nueva York.

 

Ficha artística

  • Autor: David Barreiro 
  • Director: Pepe Ocio
  • Dirección escénica: Pepe Ocio
  • Intérpretes: Stany Coppet, Fernando Coronado (Cover de Fernando Jorge Pobes), Isabel Torrevejano y Jose Carretero
  • Producción: Miller Producciones Teatrales
  • Diseño de luces: Juanjo Hernández
  • Música original: José Luis Bergia   
  • Diseño iluminación: Juanjo Hernández        
  • Distribución: Montse Lozano
  • Subgénero: Novela negra
  • Duración: 70´(aprox.)
  • Tipo de espectador: a partir de 16 años
  • Formato: 4/5/5

 

Comentario de

Vivir nunca ha sido fácil, menos en tiempos de pandemia. De todos modos, sabemos que en nuestro día a día hay temas complicados, pero si destacamos dos: mencionaríamos el amor y el dinero. Cuando la rutina entra por la puerta, se suele decir que el amor salta por la ventana. ¡Pero y cuando entra el dinero faltan ventanas para saltar! El maestro de ceremonias de esta obra es el conocido actor Stanny Coppet. Y que realmente es una interpretación maravillosa que hace aquí. Es el testador del difunto y el encargado de transmitir sus últimas voluntades. Herencia tiene una gran dosis de intriga, unas gotas maravillosas del humor corrosivo y una interpretación coral muy bien enfocada. En general todos bien, aunque la interpretación de algunos es excelente.

El argumento es simple: tres hermanos alejados por la vida, son citados para repartirse la herencia tras la muerte de su tía. A cada uno, para remate, le corresponde mucho más de lo que pensaba, pero antes tendrán que tomar una decisión difícil. Y aquí empieza el lío del argumento.

Tiene buen texto, muchas expresiones y giros, y con gran viveza que nos deja frases para una antología de relaciones de tipo. Los perfiles de los personajes están bien dibujados. Con mucho cinismo y si hay momentos interpretativos brillantes. La obra podía profundizar más en el ambiente familiar y a algunos así nos gustaría porque las circunstancias lo permiten, pero por ahí el autor ha preferido andar de puntillas. Los campos de relación elegidos para la puesta en escena han sido ágiles, más cómodos. Sin embargo, en el salto que hay entre la infancia y la edad adulta, aparece un convulso recuerdo de niño. En los recuerdos puros del pueblo, por el contrario, alcanza ardientes recuerdos.

Herencia dibuja un mundo agresivo y duro, frío, muy alejado de aquella felicidad infantil que forma los recuerdos del verano. Volver a su país es una provocación para los personajes. ¿Por qué lo que antes era hermoso ahora está empañado? Está clara y bien dibujada la evolución entre las personas y la familia como concepto del tránsito de la vida, sin caricaturas. Con el paso de los años, las relaciones se ven perjudicadas, ¡y luego la recuperación supone mucho trabajo!

Aquí la conexión con el pasado son la difunta tía y el seno del pueblo de la infancia. Pero ahí está la soledad de las personas en el mundo rural. Es una historia corriente, pero acariciada con sencillez y humor vitriológico.



Euskadi, bien comn